CREO

lunes

Soy tótem,
soy tabú,

soy todo aquello que no se puede nombrar
pero que siempre está.

realidad extraña
a veces se vuelve solo pensamiento
el cuerpo, ¿donde esta?

amanezco
se arrugan los deseos, se vuelven piel
arrugada, ojerosa, oscura
nada de nada ha de llenarme

me baño para despejar
corro para despejar
despejo las horas de mi misma
espejo de lo que soy

estoy bien
que es estar bien
con quien
estoy

conmigo
estoy

soy tótem
por que siempre estoy acá
soy tabú
porque no me pueden 
ver, ni nombrar

soy sonrisa
cerca de los ojos
las huellas
y el paso del tiempo

soy casi,
27 años

embarcar
salir a nadar
saltar
al vacío

vaciamiento lento y seguro (repetido, por cierto)
de aquello que no está
nada más seguro
que aquello que no está

me lleno de mi
mis abrazos, mis manos, mi sudor
mis sueños, las pesadillas
las apariciones.
insomnio

deseo tanto
pero sigo acá

invisibles aquellos ausentes
invisibles todos los que no están
no tienen que estar
ningún mensaje
ninguna llamada
ninguna señal

soy paz,
me aburro
pero brillo
como nunca
brillo

huellas
cerca de los ojos
soy sonrisa
remar
remar
y remar

hasta donde será 
que voy a llegar
a quien será 
que me voy a encontrar

encontrar
otro universo
que me vuelva tan loca
y me corra de este lugar
de paz

las llamo en secreto
cual es el cuerpo
del que cuidaran

que no es este
enfermo de tanto pensar
las horas 
nunca
dejan 
de pasar

no están
invisibles ausentes
que destrozan mi calma
y amo que ocurra
que estalle 
la maldad

sin embargo
solo una vez
caeré
hasta no saber donde llegar
y nunca más.

puta contradicción
que azota mi cabeza
destrono mi trono
del bienestar

Felicidad
o calma
ser adulto
puaj

una vez les dije
que era para mi
la felicidad

la soledad se vuelve ego
si antes pensaban que pensaba que tenia la razón
ahora sola
con razón

escondida estoy
pero estoy

me volví frialdad

tótem 
por que siempre estoy
y tabú por que no me pueden nombrar

huellas
de sonrisa
cerca de mis ojos
estarán
remar 
y remar. 

jugar con fuego
fuego
de quemarme de verdad

que viene después
de quemarme de verdad

nada ha de atraerme de la realidad
ni mover un dedo para escribir
esta wea

cuando leo esto
pienso que estoy mal
pero no estoy mal
estoy mejor que cualquier momento
de otra realidad

despierto
me encuentro con el resto
solo le encuentro sentido
a la labor social

y me vuelvo a encontrar

que fome
tampoco es que me guste estar mal
que shusha es eso
de estar bien o mal

puras weas
puros momentos
de odio o felicidad

balanceo de cuerpos hirviendo
elegir esta paz
elegir
estar en paz

o elegir el barco
que no para de balancear

ya no lloro por nadie
y nadie llora por mi

calma de las calmas
no se que siento adentro
inventos de cuerpos
que no son mentira
ni tampoco verdad

palabras que se van
cuerpos que se van
ideas que se van

remar
remar
y remar

huellas de sonrisa
en mis ojos
siempre estarán.








martes

Tratado de paz

Nunca querría
poner resistencia a la memoria
ni perder el deseo
por el presente.

Resisto a olvidarme de ciertas cosas,
aún soportándolas,
me hago amiga de ellas
y de todo lo que soy.

Es así como no perder la memoria es la tarea de todos los pueblos.
Todos somos los pueblos.

Si corro el riesgo
de perder la razón,
de violentar mis deseos haciéndolos carne
por amar, llorar y odiar torrencialmente
para no perder la memoria...
he vomitado todo.

Hacemos un pacto y jamás perdemos la conexión.
Cualquier cosa que me digan es falsa.
Pase lo que pase
no se pierde nada
ha no ser que uno de nosotros
fuera a desaparecer.

Es por eso que los pueblos no pueden perder la memoria.
Y es entonces que nada era tan grave.
Seguimos acá.

Respiro.
Por eso debo recordar.

Me da asco
pero pienso que es mejor el asco
que el ocultamiento. La mentira,
mata al amor propio.

Por eso me estoy muriendo,
y por eso mueren algunos pueblos.

Que no queden huecos
en las comunidades rotas
ni queden huecos aqui adentro.

jueves

QUÉ  VÉRTIGO,

entre montes de cajón me vacío.
vacación lenta y pesada, y cruda y enredada.

vacío.

cicatrices de piel,
de rituales de otros.
ya no se que es pertenecer.

entrenamientos de cuerpo
me confundo, me creo cosas, articulo discursos.
no se si me engaño
o si es de verdad.

no se que es de verdad.

ni en que medida las sanaciones son ciertas
o inventadas o necesarias o si lo último que me dijeron
tendrá sentido alguno
en la vida real.

hay un espejo todas las mañanas,
y una cama al lado. Reconstrucción:
todos los pedazos de vida que fui
es lo que soy

y esto no se termina nunca.
pero todas las historias deben terminar
y otras empezar...

se fortalecen mis piernas, piden salir
(pero no puedo salir de mi),
han de volver las viejas creencias
y las buenas costumbres:

la de elegir el espejo,
la de correr para atrás
y para adelante.
al mismo tiempo.

al mismo tiempo todas las tormentas
todos los pensamientos
todas las personas
todos los recuerdos
todas las ganas,

qué vértigo,
al mismo tiempo todos los miedos y todas las certezas
todos los silencios
en esta vaciación
lenta.

los secretos del mundo se han desarmado
¿de qué viven los que no se preguntan?,
¿a donde van?, ¿en qué creen realmente?

carnes y huesos y pieles y deseo y caderas
y viajes y aventuras y los apretones de estómago

¿que tiene que ver con los sistemas que rigen
el día y las noches y los trabajos y los autos y las tarjetas
y las deudas, y las obligaciones, y el éxito, y los circuitos alternativos,
exclusivos, aburridos?

caída libre
en todos sus casos cae la vida,

no teníamos doble posibilidad de salvarnos
me equivoque otra vez
pero me salve igual.


Se trata de rememorar las palabras
en qué momento secreto, el ser humano
se volvió cobarde y ciego,
en que momento,
se volvió contra si.

Por eso he dejado de hablar,
de llenarme la boca de caca podrida para decidir moverme.

Todo esta pasando aquí adentro.
Afuera no sé.

He decidido volverme Revolución,
no quiero hablar de nada con nadie
si no es sobre lo que ocurre adentro
de cualquiera de nosotros.

En esa Revolución es en la que me he convertido
sin palabra que la anuncie ni la mencione

la del terremoto violento
de los pequeños movimientos

Adentro,
no me refiero únicamente a mi,
si no de la necesidad del otro
como una virtud
y no una enfermedad.

Todo debe nacer allí,
del impulso del descontrol.

Solo descontrolados somos nosotros.
el resto, una mentira asquerosa
que no tiene nada que ver con la
revolución, gastada de palabra
por cierto.

He decidido abrazar de noche
o volverme a ir
o volverme algo
que no me vuelva monstruo.
o cabeza de mi misma.

He decidido,
dar un respiro eterno
para habitar mi naturaleza.

No somos nada,
pero somos todos juntos revolucionados

a veces pienso:
que bueno que estamos acá
sin esperar nada
de la vida

solo buscando un poco de algo que nos deslumbre
o que nos haga sentir
diferente

un efecto luminoso en los ojos,
en el sexo, en la piel, en los ovarios,
en los pies

de los ojos a los pies
fuera de toda mente
o configuración
o razón de ser

se trata de las cosas simples
de las actos pequeños
que se diferencian de toda
alienación.

Soy revolución por que sé exactamente
lo que no quiero ser

mientras hago de todas mis herencias
recursos reciclables.

y de pronto nos encontramos no se donde
ni por qué

y toda tipo de proyección cambió.
nada nunca será lo mismo,
has modificado
todo mi sentido de vida
de pertenencia

de búsqueda de algo que no sea
esto que somos

nos volvimos lucha de a dos

tenemos doble posibilidad de salvarnos frente a nosotros mismos.
de mirar una alternativa de escapar de algo
que no nos gusta
y poder alcanzarlo juntos

no somos nada,
y no nos importa.


lunes

Mujer extraña,
podrías ser un fantasma.

Recorrido permanente,
estás, pero nadie te puede ver y aunque te vean, no estás ahí.
No se donde estás.
Por eso eres fantasma.
No importa si apareces, si estas bien o te encuentras un poco mal.
Atraviesas los estados de una manera extraña.

Mujer extraña, te dijo, mientras pensabas en cualquier cosa menos en él,
y solo mirabas para que pensara que le estabas poniendo atención.
Estás, pero no estás.

Te han gobernado las ansias malvadas de hacer algo para despertar las ganas obscenas de buscar un vínculo apenas perceptible, pero suficiente, antes de volver a desaparecer.
Es que tú, fantasma, jamás te aburres de los paseos mentales,
de las configuraciones sin sentido que se desarman con rapidez.
Como los dibujos, como los escritos, como las palabras. Así sobrevives.

Te desases de cualquier cosa menos de los pedazos de carne que arrastras al levantarte,
y al volver a recostarte, sin poder dormir, pero al menos pensar que puedes descansar un poco...
pero sueñas y no te apagas. Y en el sueño que sueñas, estás, pero no lo puedes volver a recordar.

Eres fantasma por que te ha dejado de importar.
Y eres extraña porque callas justo lo que nadie calla, y dices lo que nunca te van a decir.

Me parece muy bien que hayas rendido tu deseo feroz de rendirte frente a la pesada permanencia eterna de ti contigo. Has dado el gran paso, eterno y sin retorno, de permanecer inevitablemente

mientras sigues buscando un poco de paz.