jueves

QUÉ  VÉRTIGO,

entre montes de cajón me vacío.
vacación lenta y pesada, y cruda y enredada.

vacío.

cicatrices de piel,
de rituales de otros.
ya no se que es pertenecer.

entrenamientos de cuerpo
me confundo, me creo cosas, articulo discursos.
no se si me engaño
o si es de verdad.

no se que es de verdad.

ni en que medida las sanaciones son ciertas
o inventadas o necesarias o si lo último que me dijeron
tendrá sentido alguno
en la vida real.

hay un espejo todas las mañanas,
y una cama al lado. Reconstrucción:
todos los pedazos de vida que fui
es lo que soy

y esto no se termina nunca.
pero todas las historias deben terminar
y otras empezar...

se fortalecen mis piernas, piden salir
(pero no puedo salir de mi),
han de volver las viejas creencias
y las buenas costumbres:

la de elegir el espejo,
la de correr para atrás
y para adelante.
al mismo tiempo.

al mismo tiempo todas las tormentas
todos los pensamientos
todas las personas
todos los recuerdos
todas las ganas,

qué vértigo,
al mismo tiempo todos los miedos y todas las certezas
todos los silencios
en esta vaciación
lenta.

los secretos del mundo se han desarmado
¿de qué viven los que no se preguntan?,
¿a donde van?, ¿en qué creen realmente?

carnes y huesos y pieles y deseo y caderas
y viajes y aventuras y los apretones de estómago

¿que tiene que ver con los sistemas que rigen
el día y las noches y los trabajos y los autos y las tarjetas
y las deudas, y las obligaciones, y el éxito, y los circuitos alternativos,
exclusivos, aburridos?

caída libre
en todos sus casos cae la vida,

no teníamos doble posibilidad de salvarnos
me equivoque otra vez
pero me salve igual.