miércoles

Miedo del que fortalece
a gustarme y entregarme
a esta inmensidad

a que los tiempos largos
se acomoden a mi
y yo con ellos viajar
sola

sin olvidar nunca
lo que era viajar con vos

alimentar la belleza a la vista de los ojos
para moverme de un punto a otro
cada dia que precise
un poco de internet
y que no importe

no ha de tener precio este pasar

que no me importe
todo aquello que antes me importaba
y jamás descuidar aquello que si.

Entonces viajar
como un equilibrista
me balanceo

he dejado de caer al fin
y me planto aqui
en este silencio de monte
que jamás calla
ni aquieta su ser

recordar cada día de donde vengo
no dejar de escuchar punk rock
no decirme ni discursar
todo aquello que no soy
ni hippie, ni militante, ni religión

escuchar un regueton lento
que me la traiga a ella
en un vuelo rápido
de imaginación

estoy lejos
pero siempre lo estuve
que no me quitarán el silencio
ni los hermanos, las hermanas
los sueños y cuerpos

miedo del que fortalece
estado de observación permanente
sobre mis deseos y tierra
y regar mis plantitas adentro
para luego florecer con ellas
por temporadas y estaciones
así como la huerta en Profundidad.






No hay comentarios: